viento en la caraDurante los últimos dos años los compromisos profesionales y personales me han hecho perder el ritmo de las publicaciones en este blog. La conciencia de que me iba a ser muy difícil mantener un ritmo homogéneo de publicación, junto con unas ciertas dosis de procrastinación :), me llevaron a casi casi desconectar. Poco a poco el blog ha ido perdiendo tráfico hasta estabilizarse, los meses en que no publicaba se situaba en poco más de 3.000 visitas mensuales, lo que no es para tirar cohetes. Claro, si además compruebas que parte del tráfico proviene de gente que busca fotos de perros feos, te das cuenta de que tu blog está realmente muerto.

Y ahora viene la ardua labor de remontar el blog, me apetece, es un nuevo desafío. Sin embargo, empiezo a publicar y me doy cuento de que en cinco años, desde que empecé con improsofía, las cosas han cambiado, ¡y mucho! Mi sensación de desconcierto debe ser parecida a la de Cocodrilo Dundee en Manhattan en hora punta.

Vayamos medio por medio con algunos medios.

Blogs:

Los blogs se han multiplicado como setas. Según indican en este enlace entre 2007 y 2011 los blogs en el mundo se duplicaron, dos años más tarde, más todavía. ¡Hasta mi hija de 14 años tiene uno donde escribe cuentos! Blogs de management ya ni te cuento. Solo por este aspecto la visibilidad de improsofía se debe haber dividido a la mitad, como poco.

linkedinLinkedin:

Una de las formas de difundir improsofía y sus contenidos era a través de los grupos de linkedin. En el 2007 entrabas en el grupo de IESE alumni y eramos 4 colgando debates y 4 más que los seguían. Hoy es un continuo de debates que dispersan la atención del lector. Los grupos en linkedin han proliferado como rosquillas. Esta mañana he hecho el ejercicio de mirar a que grupos pertenecían un grupo de 10 CEO's de grandes compañías, entre los 10 tan sólo había un grupo que aparecía más de una vez, Directivos y Dirigentes. En el último debate que me he metido ya iban por el comentario 200.

Hace unos años me sentía un explorador 2.0, ahora es como si Sir Livingstone fuese a las fuentes del Nilo y se encontrase un McDonalds.

El presidente de una empresa cliente me decía en 2009 que el día que Emilio Botín estuviese en Linkedin el también se daría de alta :D. Lo he comprobado, Emilio Botín aparece en Linkedin, y Ana Patricia también, yo habría jurado que no los encontraría (Creo que son perfiles falsos), tendré que llamar a Enrique. Ciertamente linkedin aparece ahora plagado de presidentes, CEO's y General Managers.

En resumen, aunque haya más audiencia y muchos más perfiles target de los servicios de Improva, su atención está extremadamente dispersada.

Twitter:

logo twitterHace cinco años twitter apenas existía, hoy en día tiene 500 millones de usuarios. Comprobado, Emilio Botín no tiene una cuenta de twitter oficial, tan solo hay unos cuantos piratas con cuentas "Emilio Botín"  fantasmas.

Twitter está plagado de gurús que tienen una cantidad indecente de followers. Si escribes en un grupo supernutrido de linkedin tienes como mucho una audiencia de unos 80.000 usuarios en la que todos los usuarios somos iguales (en un grupo muy enfocado a mis intereses, por ejemplo), de ahí no es fácil que salga tu debate, tienes un alcance muy acotado. Sin embargo en twitter, si vas de gurú, puedes tener miles y miles de followers, no es mi caso :). Si además estos followers retweetean tus twits, tu ambito de actuación se extiende como un reguero de pólvora. Twitter es el canal del futuro(o presente según se mire), actúa como una capa intermedia entre los usuarios y los contenidos de internet, como google. La diferencia es que...

en twitter, si eres hábil no te hace falta escavar horas y horas entre la basura  para encontrar lo que buscas, basta con colocarte detrás de personas que filtran la basura por ti y solo te proporcionan lo más interesante.

¡Te ahorras muchísimo tiempo!

Meneame:

logo_meneame_svgSi llegas a portada en pocos segundos alcanzas una audiencia salvaje, pero que raramente te va a aportar más que tráfico y mejorará tu posicionamiento en los motores de búsqueda, eso sí, tu audiencia va a ser incontrolable, dependerá de como llegue a portada que caiga el debate en manos de extremistas de derechas o de izquierdas o de nacionalista o de independentistas o de ateos o de creyentes, que te ensalcen o te pongan a parir es una dinámica absolutamente descontrolada en la que personas sin nombre luchan despiadadamente por aumentar su "karma". Como observador de comportamiento sociales es absolutamente apasionante lo que se contempla en menéame, alguien podría escribir una tesis doctoral, lo recomiendo.

Hace un par de años un post en improsofia sobre Asterix y Obelix y la crisis alcanzó dicha portada, de repente el blog se vio desbordado a visitas, creo que unas 50.000 en un día, desde entonces mensualmente llegan al blog gente de todo tipo de procedencias (95 países el último mes, no se que hace un croata por estas lares). No sé si me sirve de mucho esto, intuyo que de nada.

Realmente te das cuenta que el tráfico no es una buena medida del éxito de un blog, cuando resulta que todos los meses de agosto se disparaba el tráfico a improsofía simplemente porque una foto de Alberto Contador era muy buscada durante la época del Tour y en google images resultaba estar bien posicionada.

En resumen: Ahora publico un nuevo post y el impacto en el tráfico de improsofía es mínimo. Antes publicaba en grupos de linkedin y se me disparaba el tráfico, ahora apenas hace ruido. Si quiero incrementar el tráfico, pocos años más tarde, twitter es la clave y mi visibilidad allí casi nula. He perdido completamente la inercia de los primeros años del blog, volver a empezar va a ser una trabajina. El desafío supera a mi pereza, soy muy cabezón.

AUTOR: Fernando Gastón Guirao

P.D. No me apetecía pensar y hablar sobre Facebook; para mi es cosa de amigos, igual la estoy cagando, bueno, casi seguro, yo no soy un gurú en social media como todos mis vecinos...

4 Comments





Barcelona. Vallespir 19, 4ª Planta. 08173 Sant Cugat del Vallès

Madrid · Bilbao · Valencia

+34 900 104 416  | improva@improva-consulting.com

Copyright © 2015 Improva Consulting. Todos los derechos reservados.


Website Branding by EMOTE